<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6138369\x26blogName\x3dAprendiendo+a+vivir\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/\x26vt\x3d-815361327236590282', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Aprendiendo a vivir: Miedo

Un pequeño ejercicio público de meditación

Miedo

Menudo susto me he llevado esta noche!! Acostumbro dormir con la ventana abierta y las cortinas descorridas. Quedándome dormido después de estar leyendo PostMorten de Patricia Cornwell, (se imaginan; escenas policíacas, anfiteatro -morgue- incluido y toda la cosa, con cuerpos dentro de bolsas de plástico). Despertar escuchando un ruido de bolsas arrugándose con mucho animo era como para decir "Hey esperen, solo estaba dormido, habrán esta cosa". Después de ello lo siguiente que cruza mi mente "Un animal se ha metido" *Si tu, un animal, un oso, un tejon o que se yo, como si viviera donde* Me quedo quieto en la cama, inmóvil y lo único que alcanza atinar a decir es shhhhu y el ruido se termino. Me ha tocado -como creo a muchos- ser encomendado en misión nocturna a las 3 de la mañana a ver que ruido hay dentro de la casa. Como si al encontrarme a alguien -como será la idea- pudiera en un dos por tres ponerlo fuera de combate. Pero estando solo no necesitaba hacer alarde de ninguna valentía. Total, con calma; si había alguien dentro; no habría mucha diferencia me encontrara en bata en mitad del pasillo o desnudo en mitad del dormitorio. En ese momento un gato negro entra hecho la raya al dormitorio, brinca al tocador que tengo instalado al pie de la cama y de allí a la libertad a través de la ventana. Toda la aventura se redujo a una bolsa de basura rota en la cocina. ¿A que le tienes miedo?
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »