<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6138369\x26blogName\x3dAprendiendo+a+vivir\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/\x26vt\x3d-815361327236590282', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Aprendiendo a vivir: Conspiración.

Un pequeño ejercicio público de meditación

Conspiración.

°°°Categoria: Ficción.°°° Verónica no comprendía, era la tercera semana que estaban sus nietos y los primos segundos de estos. A los últimos pacientemente les había explicado nuevamente el juego y veía sus caras llenas de asombro e incomprensión. Alberto el padre de estos gritando desde la sala *Déjalos así, que jueguen; están chicos*. Sentada en el amplio jardín de su casa pensaba por que a para sus nietos era fácil a pesar de ser mas pequeños que sus primos. Siempre era lo mismo y a sus padres parecía tenerles sin cuidado. Un par de horas después en la sobremesa, la platica de cada par de semanas: -Alberto tienes que entender, dedícate a otra cosa. Eres joven y puedes hacer carrera en otro lado. -Naj! estoy bien. Siempre será necesario arreglar autos. Y no quiero escuchar más de ello. ][Aquí su esposa de Alberto regresa de la cocina entrando a la conversación][ **Déjalo en paz Daniel él sabe lo que hace** Pensó Verónica: Hay Graciela, tal para cual. No se dan cuenta que cuando limiten el combustible Alberto no tendrá auto alguno que reparar. No entienden. Igual que sus hijos. Este último pensamiento le incomodo. Vio a Alberto sentado en el sofá rojo, mientras su esposa caía a lado, sus cuerpos suaves, nada les preocupaba. No harán mucho, bastante sorprendente es que tengan donde vivir y el coche donde seguramente Alberto practica todos los días. La voz de Graciela irrumpió en sus pensamientos *... en la escuela hay muchos chicos creídos, mi pequeña no se lleva con ellos, se la pasan hablando, preocupones esos. Ella dice que no quiere tener novio, le dijo... * En un destello recordó algo acaecido hace medio siglo. Un fino temblor le recorrió el cuerpo mientras pequeñas gotas de sudor frió resbalaban por su nuca. -ERA CIERTO!- dijo en voz alta. En la mesa le miraron asombrados, excepto Graciela: *Claro que es cierto*, pensaba que le daba la razón. Vero se levanto titubeante de la mesa excusándose camino a la cocina. Mientras miraba la cortina con pequeños elotes dibujados recordó... Se fastidiaba al regresar de la Facultad, el calor era insoportable y en el metro mucho peor. Allá estaba otra vez ese chico, perorando a voz de cuello su periódico Machete-arte. +... que no les dicen en la tele, más funcionarios están implicados... ][el sonido del ventilador se llevaba las palabras][ ... Jorge Kawashi no ha mencionado nada en el B.B. y todavía le pagamos.....+ Desesperado el chico veía como nadie tomaba algún periódico mientras los agitaba en sus rostros. Solo la desgana llenaba el vagón. Harto de ello gritaría: +Hay que poner atención a las cosas del país que se lo esta llevando la chingada, a algunos inclusive con estudios como ya ganan bien no les interesa+ esto último mientras miraba a otro joven sentado en el extremo. ][Voltea el joven mirándole][ -Como sabes que no nos interesa- +Por que lo veo, no hacen nada + -Y tu crees que como lo haces va a funcionar- +Claro, hay que crear conciencia + -Es más lento de lo que crees, la mayoría de ellos no están preparados, 60 años, casi tres generaciones no pasan en balde- +60 años por eso es que ya basta + ][el chico de los periódicos se ha acercado, el otro se levanta y le dice en tan baja que al parecer Vero cree que es la única testigo del peculiar dialogo, pero no era así, el morbo estaba en el aire y el silencio se extendía presuroso][ -No están preparados, son como reses en el matadero. Tres generaciones, suficiente deriva genética. Pon la tele enfrente, dales espectáculo, eso es lo único que saben- +Lo que necesitan es pensar por ello los informamos + -No saben pensar, la mayoría no fueron criados para eso, pero se puede arreglar, para otros es demasiado tarde, nacieron de esa manera y así morirán - +Tu estas loco mano + -Mira los convencen de "liberarse" y lo único que harán en menos de una década es volver a lo mismo, como ya paso aquí y en otros lados. Esto va lento. El daño fue por mucho tiempo, más tiempo se necesitara para arreglarlo... bien.- +Por lentos estamos mal, no ves? todo esta patas para arriba. Hay que informar.+ -Si supieran pensar esta bien, pero no lo saben. Los que saben sobrevivirán los otros: no. Hay más como tú, útiles, pero se necesita más. Hay quienes se encargan de coordinar y otros seguirán conduciéndolos hasta liberarse. Los que no saben de ello, los que siguen durmiendo al ritmo del show, nadie sabrá de ellos, sus nombres se perderán, nadie los recordara- +Su familia, sus hijos + -No. Porque de manera natural cesaran de reproducirse- +Mira mano, vete con un loquero, estas mal. Además si todo fuera cierto no me lo contarías + -Ve corre, si quieres olvídalo, decírtelo es parte del plan. Soy un lunático, no? En un par de días no recordaras nada.- ][Un extraño brillo bailaba en sus ojos, al sentarse de nuevo voltearía donde vero, ella bajaría la vista simulando leer][ Medio siglo hacia de ello. Su vida exitosa, era fruto de ella? Fueron sus decisiones? Cuantos conocía que estaban realmente incapacitados para vivir? Que flotaban en la complacencia de días en sucesión iguales y monótonos, que se hacían meses y años. Muchos concluyo Vero, muchos de los que conocía de su generación. Ahora parecía que las cosas traían vientos de cambio. Suaves vientos de cambio, la sociedad reformaba las leyes aún a pesar de los pocos desinteresados o conservadores. ][Entro su sobrino-nieto a la cocina, buscaba un tenedor. El que usaba había salido volando por el comedor. Ella lo abrazo, a la par que él consternado preguntaba le respondía que era que lo quería mucho. Silenciosas lagrimas por él corrían por su rostro.
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »