<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6138369\x26blogName\x3dAprendiendo+a+vivir\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/\x26vt\x3d-815361327236590282', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Aprendiendo a vivir: Barrio Chino

Un pequeño ejercicio público de meditación

Barrio Chino

Antes que nada, como se estila usar algunos días en particular para dar gracias y saltos de algo, hoy como todos los días estoy muy contento de su presencia. Y hoy toca decirlo, pero bueno, en realidad ya lo sabían desde antes no? Y antes de hacer una apología del amor, les platico –que esto no se puede quedar en el tintero-: Festejos en el Barrio chino. ;D Mucha gente, desorganizados, apresurados, mencione mucha gente? "Espectáculos de nada" lo califico uno de mis acompañantes. Vimos el ritual de las "58 vueltas del Dragón" para abrir espacio entre la gente ello a pesar de que la buena fortuna inicia si uno arranca un trozo de Dragón, luego "La visita a la Diosa Tierra" con el Dragón tirado un largo rato en el piso; particularmente emocionante. Después "Los 2 Pequeños rituales de la Sagrada Lechuga de las Pequeñas pirámides tambaleantes" que se pueden confundir con ensayos pero no lo son, a esas alturas la gente silbaba; yo me imagino que expresaban el enorme gozo que el espectáculo les daba, si; así han de ser las cosas en China. Luego han salido 2 leones con grandes pestañas, que hicieron una excelente representación de la triste y espantosa confusión del alma humana; en una explosión de dramatismo la cabeza corría en una dirección y el trasero en otra, ello a pesar de que un demonio blanco en el piso trataba de engañar a las patas traseras señalándole que fuese en la misma dirección que la cabeza. Image Hosted by ImageShack.us Después de un rato de ello, los leones se acercaron al primer nivel de la pirámides tambaleantes, uno de ellos trepo un poco, bueno intento trepar, bueno se quedo allí junto a la lechuga, un rato; un largo rato; mi acompañante pensó que se estaría comiendo la lechuga ¡pero no!! es que estaba pidiéndole consejo, lo que era muy difícil con los silbidos de la gente que mostraban el enorme placer que tenían. Ustedes saben a lo que me refiero, cualquiera que haya pedido consejo a una lechuga en un lugar lleno de gente silbando esta en el camino de la felicidad y sabe lo complicado que es, pero quien dice que la felicidad es cosa fácil? Lamentablemente a estas alturas mi acompañante insistía en que nos fuéramos por que se estaba aburriendo, acabe accediendo no sin antes reclamarle que si se aburría era por que no había leído de las tradiciones chinas antes de venir. Carajo!!!! Terminamos en el Centro Cultural España, pero eso es otra historia. Y el amor, bueno el amor es una tema largo que se merece un post aparte.
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »