<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6138369\x26blogName\x3dAprendiendo+a+vivir\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/\x26vt\x3d-815361327236590282', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Aprendiendo a vivir: El reporte

Un pequeño ejercicio público de meditación

El reporte

RELATO DE CINCO DÍAS DE EXTRAVIO, DEL 24 AL 28 DE JUNIO DE 2004, EN LA RESERVA DE CHÁMELA-CUITZMALA. Jueves Salimos a las 16 horas de la estación en dirección al sendero Calandrias, con el propósito de buscar lugares adecuados para la realización de una de las fases del experimento que viene realizando desde febrero Víctor Aguirre. Buscando lugares adecuados para la realización del experimento, exploramos nuevos sitios por el río Zarco, aproximadamente por cinco horas; siempre con la idea de caminar hacia la vertiente del mar. Al caer la noche y ver la imposibilidad de regresar a la estación en ese momento, decidimos dormir sobre el cause del río, para al día siguiente hacer el recorrido en sentido contrario. Viernes Siguiendo el plan llegamos hasta el lugar donde se unen el cause de dos ríos, Zarco y Hornitos, de éste último no teníamos conocimiento de su existencia; nos adentramos en él explorándolo por aproximadamente 3 horas. Después discutimos sobre la posibilidad de que ese arroyo fuera el arroyo Zarco sin llegar a ningún acuerdo. Regresamos al lugar donde se unen el cause de los ríos arriba mencionados y decidimos descansar mientras disminuía la intensidad del calor. Para este momento ya no contábamos con alimentos ni agua. Para refrescarnos decimos cubrirnos con arena. Mientras tanto, nos pusimos a analizar las acciones a seguir. Al considerar que el arroyo Hornitos tenía el cause más grande y como habíamos encontrado en él árboles con marcas iguales a las usadas en otros proyectos de investigación decidimos retomarlo, con forme nos fuimos adentrado descubrimos trampas que sabemos fueron colocadas por una compañera herpetóloga. Convencidos de que era el arroyo Zarco, decidimos continuar por su cause al día siguiente por que ya era de noche. Sábado Al amanecer seguimos el cause de arroyo río arriba, esperábamos encontrarnos con los senderos Búho, Tejon o Calandrias, como eso no sucedió, creímos que seguramente más adelante encontraríamos los senderos Camino Antiguo Sur o Chachalacas; durante el trayecto fuimos recogiendo unas pocas ciruelas ácidas y otro fruto, también comimos un nopal y “bonete”, mientras tanto seguíamos encontrando árboles marcados. Recorrimos el río hasta llegar a una loma, mucho más allá del punto conocido como Región Distal; alcanzamos la loma con la esperanza de ubicar la estación desde allí. Nos es importante mencionar que el cause de río está muy interrumpido por obstáculos, lo que dificultó su trayecto, en especial a Victor porque estaba deshidratado y le costaba mucho mantener el equilibrio, así como orientarse y pronunciar bien las palabras. Más tarde, cuando alcanzamos la cima de la loma, cerca de las 23:00 h. calló una lluvia que nos sirvió para hidratarnos un poco. Domingo Durante la mañana nos la pasamos recopilando, con nuestros calcetines, el agua que aún quedaba en las hojas. Decidimos recorrer el río en sentido contrario, y hasta las 21:00 h. alcanzamos el lugar donde se encuentran las trampas de la compañera herpetóloga. Ahí pernoctamos. Lunes Por la mañana nos dedicamos a colectar, con nuestros calcetines, el agua depositada en las trampas de la compañera herpetóloga y comimos algunos frutos que habíamos recolectado la tarde anterior, buscamos, sin éxito, la ruta de acceso desde la estación hasta el lugar de trabajo de la compañera. La siguiente decisión fue retomar el camino río abajo. Seguimos el ruido causado por el motor de una bomba de agua hasta encontrar una cerca, la cual saltamos; continuamos por un sendero hasta llegar a una casa donde nos ofrecieron agua, piloncillo y llevarnos de regreso a la estación. Una vez en ella, Enrique nos llevó al médico de Careyes, donde nos recetaron medicamentos para heridas superficiales y la deshidratación, también fuimos advertidos que dentro de los catorce días siguientes presentaríamos problemas gastrointestinales producto del consumo de agua en mal estado. Por último cabe señalar que todo el tiempo tratamos de guiarnos con el mapa que se proporciona a todos los usuarios de la estación Regresar al Post original
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »