<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d6138369\x26blogName\x3dAprendiendo+a+vivir\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_MX\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joseluisl.blogspot.com/\x26vt\x3d-815361327236590282', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Aprendiendo a vivir: Sueño y realidad.

Un pequeño ejercicio público de meditación

Sueño y realidad.

Un poco ficción, otro poco no. Me encanta la alegoría, espere les guste. La primera vez que te visite en tu casa quede intrigado. Intrigado de ver donde estabas y con quien. Semanas después; la primera noche dormí inquieto. Días más tarde entendería que mi inquietud venia de sentir extraño el dormir en diferentes lechos. Que pensaba si ya habían pasado 4 años? Solo por que siempre cada noche que nos encontraba dormimos juntos? Ese fue el principio. Las circunstancias -así las bautizamos- te llevaron a mi hogar. Llegaste a una casa llena de tiempos en todas partes, en cada objeto. Y entonces empezó una pequeña escalada, eso y aquello lo prefiero así, coloco aquello allí y no uso esto otro. Cada día, más cambios, imperceptibles a los ojos de un extraño, para mi que llevaba ese orden durante ya un par de años, no lo eran. Recordaría a un visitante de antiguos días que al quedarse solo espero a que regresara, el azúcar no la encontraba :). Conforme ella hacia la retirada, quedaban más espacios y vos los veías, sopesabas y a veces usabas. Así, solamente, por que es práctico, por las circunstancias. Pero... Hubo un día que quedo un anaquel vació, solo con un par de libros. Esa vez yo solo farfulle -Allí hay espacio, coloque algunos de tus libros- Una semana, dos, tres, cuatro. Todo quieto y suspendido. Y un día esta lleno de libros, ese y el otro y uno más. Durante un rato me quede mirando, que pasaba? Unos estaban fuera de orden; al menos para mí. Cual era? Me deje de pavadas y mejor me pregunte; Por que justo ahora lo haces? Después solo sonriendo me dices *No hay ninguno, solo así como entraban* Y no solo allí, si no en otro lugar y decís un trabalenguas en voz baja *Me tome la libertad.... Si de todos modos cuando venga, -me vaya?- voy a tener que mover -quitar?- mis cosas*. Mmmm.... tengo la grandiosa virtud de no entender bien justo aquello que luego debo preguntar. Si, pero lo mismo podías decir hace 4 semanas. Entonces por que ahora? Hace ya dos días de ello. Esta mañana despierto, toco la puerta de tu recamara te comento la hora. Sigo mis cosas. Salgo de la ducha improvisada con agua fría, fresco, muy fresco. Llego a mi closet, lo abro. Ups!!. Que hace esto aquí!! Me quedo congelado. Toco la tela, es tan suave. Luego despierto.
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »
| Anterior »